Buscar
  • Sarai González

¿Copywriting, copyqué?


Si te has parado a ver mi web, habrás visto que me presento como copywriter. Quizá has pensado algo parecido a «ajá, como una redactora freelance más que usa términos en inglés para ser guay». Cuando yo aún no conocía todo este mundo del marketing de contenidos y los diferentes tipos de redacción que existen, también pensaba como tú. Pero cuando comencé a profundizar en estos temas, descubrí que estaba equivocada.


El término copywriting no tiene una traducción clara en español. Se puede traducir simplemente por «redacción», pero ¡Uf, frío, frío! Se queda un poco corto. También hay quien lo traduce como «redacción de textos persuasivos» o «redacción publicitaria». ¿Vas notando como sube la temperatura? ¡Caliente, caliente!

Pero entonces… ¿un copywriter no es lo mismo que un redactor digital? No, aunque ambos están relacionados con el marketing y escriben (o escribimos) en Internet. Sin embargo, se diferencian en la forma de escribir y en el objetivo que se persigue con la redacción.


Un redactor digital, creador de contenidos, etc., elabora textos que buscan aportar información. Simplemente eso. Crea contenido de valor, relevante y útil para la audiencia, para dar visibilidad a la marca y hacer que el público objetivo se interese por la temática. Sin embargo, un copywriter escribe textos cuyo objetivo es vender productos o servicios. Podríamos decir que el redactor «pone a tono al usuario» y el copywriter «le convierte en cliente».


El copywriting es el seductor con palabras


Permíteme que comience definiendo el concepto. Copywriting es el arte de la escritura persuasiva en internet para vender de forma natural. Se trata de ponerte en los zapatos de tu audiencia, pensar en sus necesidades y deseos, y hacer que tus productos o servicios parezcan su mejor solución (o la única, a poder ser).


Piensa por un momento en una persona de tu entorno que consideres que es un seductor nato. Ahora intenta profundizar en qué es aquello que le caracteriza como seductor, qué hace para que quieras pasar tiempo con él, cómo consigue tu atención. ¿Ya lo tienes?


Si te paras a reflexionarlo detenidamente, es probable que encuentres que esa persona te hace sentir único, como si solo hablase para ti. Genera un vínculo que capta tu atención haciendo que te olvides del resto del mundo. Siempre tiene las palabras adecuadas en el momento preciso. Y parece que sabe qué es lo que piensas o necesitas incluso antes de que tú mismo te des cuenta.


¡Esto es el copywriting! Es el arma de seducción que utiliza la palabra para atraer y conectar con las personas. Escucha lo que esas personas «dicen» que quieren y entiende qué es lo que esas personas realmente «desean». Por ejemplo, cuando una persona «dice» que quiere adelgazar. En la mayor parte de los casos, lo que realmente «desea» es sentirse más atractivo, más deseado, etc. Y es a este deseo al que apelan directamente los textos de un copywriter.


El copywriting te da la respuesta


Uno de los principales beneficios de aprender esta técnica persuasiva es que, a través de la correcta elección de palabras, puedes destacar tu valor por encima del resto. Así, las palabras se convierten en la materia prima que te lleva al éxito.


Un buen copy, o texto persuasivo, es simple, directo, sin adornos ni distracciones grandilocuentes. Habla de las necesidades de tus clientes conectando con sus emociones y utilizando el menor número posible de palabras. Les expone el problema que tienen y les presenta después la solución. De esta forma, ayuda a conectar con ellos y les dirige hacia la acción concreta que tú quieres que realicen.


Y pensarás: «obviamente, lo que quiero es que me compren». Pero ¿es eso lo que necesitas siempre?


Y como no todo es venta…


No siempre buscarás que el usuario te compre algo. Es cierto que la venta es el resultado deseado final. Pero a veces, necesitarás de él que realice otro tipo de acciones concretas. Y sí, el copywriting también es efectivo para ello. Piénsalo de esta forma: si la única acción a la que nos orientamos siempre es «cómprame», ¿por qué decimos «llamadas a la acción» y no «llamadas a la compra»?

Estas son algunas de esas otras acciones hacia las que puedes orientar a tus lectores:


  • Convertir en suscriptores o miembros de un determinado grupo, blog, curso, etc.

  • Obtener suscriptores a tus newsletters.

  • Lograr que soliciten más información acerca de un producto o servicio.

  • Conseguir likes, retuits, seguidores, menciones, y demás interacciones en redes sociales.

  • Hacer que rellenen sus datos en un formulario de contacto.

  • Apuntarse a eventos u ofertas especiales.

  • ¡Y todo aquello que en algún momento puedas necesitar!


Hasta aquí lo que te ofrezco por hoy. Si quieres conocer más sobre marketing de contenidos, copywriting, branding, etc., no te pierdas los próximos artículos. Y, si quieres conocer algo en concreto, escríbeme un comentario.

¡Estoy deseando leer tus reflexiones y experiencias!


#copywriting #contentmarketing #freelance #marketingdigital #marketingonline

0 vistas
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Aviso Legal

Privacidad

Condiciones

© Copyright Sarai González 2020. Todos los derechos reservados. 

+34 669 26 75 59