Buscar
  • Sarai González

¿Qué son los Core Web Vitals y cómo afectan al SEO?


Core Web Vitals y SEO
Core Web Vitals y SEO

Los Core Web Vitals han cobrado una gran importancia en 2021. ¿Has oído hablar de la última actualización del algoritmo de Google? Si algo destaca en la Page Experience Update es el lugar prioritario que Google está dando la experiencia de usuario. Por eso, ahora sí que es realmente necesario tener en cuenta las métricas de Core Web Vitals. Pero ¿por qué? Porque permiten lograr un mejor posicionamiento y, sobre todo, una mejor experiencia de usuario en nuestra web. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo el post!


¿Qué son los Core Web Vitals?


Básicamente, son un conjunto de métricas que evalúan la experiencia del usuario en la navegación de nuestra web en relación con la velocidad de carga, la respuesta del servidor y los protocolos de seguridad que tengamos instaurados.


Google sabe que no todos los propietarios de las webs poseen conocimientos técnicos en profundidad. Por ello, y en la línea de otras acciones que ya ha llevado a cabo, la marca se ha comprometido a mostrar estas métricas en todas sus herramientas de medición. Actualmente, se pueden encontrar, entre otras, en tres tools esenciales: Chrome User Experience Report, PageSpeed Insights, y Google Search Console (en su informe de Core Web Vitals). Cabe mencionar que, aunque PageSpeed Insights muestra siempre las métricas LCP y CLS, solo muestra la de FID si tiene datos de la URL concreta en el Chrome UX Report. No obstante, es una muy buena herramienta para orientar la optimización de la web.


Pero ¿cuáles son los Core Web Vitals?

Principales Core Web Vitals: LCP, FID y CLS
Principales Core Web Vitals

Largest Contentful Paint (LCP)


Esta métrica hace referencia al rendimiento de carga, es decir, el tiempo que tarda la web en desplegar su contenido más extenso en el above the fold. Es decir, muestra lo que tarda en cargarse el contenido más grande en la parte superior de la web, la que se ve sin necesidad de hacer scroll. Google recomienda que no sea superior a los 2,5 segundos.


¿Qué impacta negativamente en el LCP?

  • Tiempos de respuesta del servidor lentos

  • JavaScript y CSS innecesarios y que bloquean el procesamiento

  • Tiempos de carga de recursos

  • Renderizado desde el lado del cliente

Para mejorar el LCP, debes centrar tus esfuerzos en optimizar tu servidor y tu caché, enrutar a los usuarios a una CDN cercana, y ofrecer tus páginas HTML en caché inicialmente (es decir, que el contenido sea visible mientras carga la web). Google ha creado una guía con recomendaciones muy técnicas para optimizar el Largest Contentful Paint.

Largest Contentful Paint, el core web vital de la velocidad
Largest Contentful Paint

First Input Delay (FID)


Esta métrica se relaciona con la capacidad de una web para interactuar rápido. Muestra lo que tarda desde que se realiza una acción (p.e., clicar un botón) hasta que responde el navegador (p.e., redirigir a la página). Google considera que, para que la experiencia de usuario sea óptima, el FID debe ser menor de 0,1 segundos (o 100 milisegundos).


¿Recuerdas esas páginas que te dejan esperando mientras cargan y que tardan segundos en permitirte interactuar con ellas? ¿Qué sientes? ¿Frustración? El resultado es que, generalmente, nos vamos de esas webs y no volvemos a visitarlas. Este retraso de entrada o latencia es uno de los factores que influyen en esa “primera impresión” que nos hacemos de una web (o, incluso, de una empresa) pudiéndonos hacer dudar de la calidad y confiabilidad de un sitio. Por eso, es crucial cuidarlo en exceso y evitar generar una mala experiencia de usuario.


Estas son algunas recomendaciones para corregir los retrasos en la primera entrada:

  • Reducir el impacto del código de terceros

  • Reducir el tiempo de ejecución de JavaScript

  • Minimizar el trabajo del hilo principal

  • Mantener los recuentos de solicitudes bajos y los tamaños de transferencia pequeños

Si quieres saber más sobre cómo optimizar el FID, puedes recurrir a la guía técnica de Google.

FID, el core web vital de la interacción
First Input Delay

Cumulative Layout Shift (CLS)


La métrica del cambio acumulativo en el diseño mide la estabilidad visual de la web. Es decir, mide la frecuencia y la magnitud con la que los visitantes ven los cambios de diseño inesperados. Por ejemplo, cuando cargamos una página, los elementos van moviéndose por ella hasta que el contenido está totalmente cargado. Estos cambios provocan clics erróneos y frustración en los usuarios, por lo que afectan negativamente a la experiencia de navegación.


Cuantos más cambios se produzcan hasta la carga completa de la página, más alto será el CLS y menos agradable será la navegación para los usuarios. Por ello, Google afirma que un CLS óptimo es el que está por debajo de 0,1.


¿Cuándo suelen producirse estos cambios? Según Google, cuando los recursos cargan de manera asíncrona o cuando hay elementos dinámicos que se van agregando sobre el contenido estático (vídeos, imágenes, widgets, anuncios de terceros, etc.).


Google ha resaltado algunas recomendaciones para reducir el CLS:

  • Evitar imágenes o vídeos sin dimensiones, agregando siempre los atributos width y height, o reservando el espacio necesario mediante CSS cuadros de relación de aspecto. También puedes usar la política de funciones de medios sin tamaño, pero no todos los navegadores lo admiten.

  • Evitar anuncios, inserciones e iframes sin dimensiones, reservando el espacio publicitario de manera estática. Además, es mejor que no coloques anuncios en la parte superior de la ventana, ya que estos suelen generar mayores cambios en el diseño.

  • No insertar contenido dinámico sobre el contenido ya existente, excepto como respuesta a la interacción del usuario. Por ejemplo, si un usuario clica sobre una sección desplegable, esta modificará el diseño de la web al abrirse. Pero, en este caso, ese cambio es esperado por el usuario, por lo que no afecta a su experiencia.

Si quieres conocer otras recomendaciones más técnicas de Google, te sugiero que eches un vistazo a su guía para optimizar el CLS.

CLS, el core web vital de la estabilidad visual
Cumulative Layout Shift

¿Cómo afectan los Core Web Vitals al SEO?


Como ya habrás escuchado, la Page Experience Update de Google está saliendo del horno. Oficialmente, entra en vigor a finales de agosto, pero la empresa ya está implementando ciertos cambios gradualmente.


Antes de esta actualización del algoritmo de Google, los Core Web Vitals tenían un mínimo impacto en el SEO. Solo influían de manera indirecta ya que, si no estaban bien optimizados, la pobre experiencia de usuario producía muchos rebotes y pérdidas, indicando así a Google que no era una buena página. Sin embargo, Google está apostando por ofrecer a los usuarios experiencias más agradables y funcionales en su navegación. Por eso, estas métricas van a ser uno de los factores clave de posicionamiento desde finales de este verano, junto a otros, como diseño responsive (o, mejor aún, mobile first), la navegación segura, el protocolo HTTPS, o la ausencia de banners de entrada (interstitials).


Ahora que sabes todo esto, solo te queda prepararte para los cambios que vienen por delante. Pero, sobre todo, recuerda una cosa fundamental: aunque quieras posicionarte en Google, tu web es para tus usuarios. Así que, optimiza tus Core Web Vitals, no solo para que Google te vea con buenos ojos, sino para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Una mejor experiencia se traduce en conversiones. ¿A qué esperas para triunfar?

2 vistas0 comentarios