Buscar
  • Sarai González

¿Por qué decidí ser freelance?



Si estás leyendo este artículo, es muy probable que estés interesado en cómo se puede construir una carrera #freelance. Quizá porque quieres iniciarte en este mundillo, o bien como simple curiosidad. A mí también me pasó y fue gracias a los muchos posts de otros redactores que leí por lo que decidí intentarlo. Por ello, he decidido iniciar este blog presentándome y contándote mi experiencia.


¿Cómo era mi vida laboral antes de ser freelance?

Con 22 años me planté en la vida tras estudiar Psicología, intentando abrirme camino sin saber muy bien cómo. Yo ya había estado viviendo en otros países, un poco en «modo trotamundos», a la vez que me sacaba el grado. Así que, cuando por fin terminé de estudiar, pensaba que ya tenía la formación y la experiencia para incorporarme al mercado de trabajo. ¡Qué ilusa!

A decir verdad, me incorporé al mercado laboral, pero no como psicóloga. Empecé a trabajar como recepcionista, después como administrativa y secretaria, etc. Pero ningún trabajo era estable o incluso de larga duración. Tras muchos cambios de empresa, de país, e incluso probar trabajos ambulantes, caí en una ONG en Tailandia. ¡Finalmente conseguía mi primer trabajo remunerado como psicóloga! Pero cuando terminó el proyecto y volví a España, ¿qué me esperaba? Pues más de lo mismo: administración, atención al cliente, etc.


¿Cuál fue el punto de inflexión que me lanzó a convertirme en freelance?

Casualidades de la vida, serendipia lo podríamos llamar. Llevaba unos meses en un trabajo para el que estaba sobrecualificada, pero en el que me sentía cómoda. Tenía un buen ambiente laboral, un salario relativamente decente, y prometía cierta estabilidad. Pero como «la desgracia a la puerta vela, y en la primera ocasión, se cuela», caí enferma. Nada grave, no te preocupes, pero sí incapacitante durante unos meses. ¿Qué sucedió? Lo que sucede siempre que ocurre un problema, que se juntan más. Perdí el trabajo, estuve encerrada en casa un par de meses mientras me recuperaba, etc.

Ese tiempo de «vacaciones forzosas» me sirvió para replantearme dónde estaba y hacia dónde me dirigía. Me di cuenta de que llevaba años haciendo redacciones, investigaciones, trabajos, currículos, presentaciones y proyectos para otros. ¡Pero no había valorado mi capacidad hasta ese momento! Así que decidí probar qué era eso de ser freelance.



¿Cómo fueron mis primeros pasos?

Lo primero que hice fue buscar todas las webs donde poder ofrecer mis servicios como redactora freelance: Lowpost, Workana, Text Broker, Freelancer… Rellené perfiles, realicé muestras y pruebas de redacción, y poco a poco fui escribiendo y aprendiendo a hacerlo cada vez más rápido y más ajustado a las necesidades de los clientes. Así llegué a tener mi primer cliente. Tras ello, diseñé la web, me di a conocer, y ahora estoy comenzando este blog personal.


Pero no es oro todo lo que reluce…

Aunque contando así suena fácil, la verdad es que no lo ha sido. He echado horas y horas, sacrificando mi vida social y personal por cobrar una miseria (a razón de unos 3€ por artículo de 500 palabras). Obviamente, hubo momentos en los que me planteé abandonar, pero amaba lo que hacía y, además, ¡lo hacía bien!


Entonces, ¿por qué continué?

Continué porque cada artículo, cada landing, cada tweet que redactaba me enseñaba algo nuevo. He trabajado para empresas de marketing o psicología, pero también para fontaneros, restaurantes o fabricantes de muebles. Y de todos ellos, he aprendido algo.

Además, me apasiona el proceso de creación que he llegado a desarrollar. Cuando un tema cae en mis manos, comienzo a investigar en blogs y artículos académicos qué se ha hecho hasta el momento sobre él. Hay un momento mágico, un insight, en el que comprendes qué es lo que quieres contar y cómo quieres hacerlo, y comienzas a estructurar un esquema básico que después rellenas con información. Y al finalizar, resulta que has hecho un texto cuya función más esencial, más primaria, no es otra sino comunicar y conectar a las personas entre sí. ¿No te parece maravilloso?


¿Y ahora qué?

Esa es la pregunta que todos nos hacemos en realidad. ¿Qué es lo siguiente? ¿Cuál es el siguiente paso que debo dar? Pero la verdad es que la vida es un ir y venir, y lo único que sé es que quiero dejarme fluir por ella para ver cómo acaba la aventura.

Lo único que puedo afirmar rotundamente es que quiero seguir este camino de #RedactoraFreelance, y me encantaría compartirlo contigo. ¿Me acompañas?


53 vistas3 comentarios
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Aviso Legal

Privacidad

Condiciones

© Copyright Sarai González 2020. Todos los derechos reservados. 

+34 669 26 75 59