Buscar
  • Sarai González

Storytelling, la forma más emocional de hacer marketing


Todos estamos saturados por estímulos informativos y publicitarios, hasta el punto de haber desarrollado una resistencia cada vez mayor ante la publicidad tradicional. Por ello, ha surgido una corriente que busca destacar a través del entretenimiento, de la emoción y del impacto de las historias. Esto es el storytelling aplicado al marketing.


¿Qué es el storytelling?


El storytelling es el arte de contar historias. Esta es una de las habilidades más antiguas y tradicionales que existen. Desde siempre, los padres han transmitido moralejas y enseñanzas a sus hijos mediante cuentos, y las tribus y sociedades han usado este mecanismo como medio de culturización. ¿Qué es si no, por ejemplo, la Navidad? No es más que una historia contada una y otra vez, aumentada en la realidad, que ha generado engagement en la población a través del tiempo. Y este es el punto en el que reside la importancia, lo que diferencia una historia de otra: la capacidad de emocionar, de movilizar sentimientos e ideas, y de fidelizar a los receptores del mensaje.


Pero no se basa únicamente en «contar una historia», sino que es contarla de una manera emotiva, utilizando un lenguaje sensorial, y transmitiendo al oyente mucho más que el mero contenido. De esta forma, conectamos emocionalmente con él, consiguiendo que se identifique con los personajes o los sucesos. Esto hace que nuestro oyente cree su propio significado personal de nuestra historia, comprendiéndola e interiorizándola de forma más duradera y profunda.




¿Para qué se usa el storytelling en el marketing?


En el marketing, el uso del storytelling no es realmente una novedad, ya que es una técnica que tradicionalmente se ha utilizado para conectar con el público. Pero en los últimos tiempos, se ha vuelto esencial para destacarnos de la competencia y para superar la creciente resistencia a la publicidad tradicional.


El marketing basado en el storytelling busca, además, generar una relación de confianza y de cierta complicidad con el usuario. A través de las emociones, es más fácil lograr «enganchar a alguien», conseguir su atención consciente, y, finalmente, fidelizarle. Es decir, la intención es establecer una relación con el consumidor que vaya un paso más allá del simple mensaje. Es ligar los valores de nuestra marca y nuestro producto a emociones que perduren en el público.


A través del relato, se consigue hacer partícipe de nuestra marca al cliente. Al fin y al cabo, la conducta del consumidor es impulsiva, basada en significados y emociones inherentes a las marcas. Por tanto, contar una historia positiva que inspire e incite a la acción (comprar nuestros productos o servicios, por ejemplos), tendrá mejores resultados a la hora de cerrar ventas.


Pero para poder crear una buena historia que enganche con nuestra marca, esta tiene que basarse en un contenido que aporte valor, que sea interesante para el usuario, y que nos haga importantes para él. Asimismo, es necesario contar una historia donde mostremos nuestros valores, nuestras fortalezas y debilidades, y la historia de nuestra marca (o brand story). Esto nos permitirá establecer un vínculo duradero en el tiempo con nuestro consumidor.



¿Qué beneficios aporta el storytelling?

Si bien es cierto que el storytelling no tiene unos beneficios tan directamente mesurables como otras técnicas de marketing, sí conlleva muchas ventajas especialmente para el branding de nuestra marca:

  1. Se genera un mayor engagement en nuestro usuario que perdura en el tiempo.

  2. Fomenta una interacción más humana y bidireccional entre nuestra marca y el público.

  3. Nos permite impulsar nuestra marca aportando a nuestra identidad corporativa características que nos diferencian de la competencia.

  4. Aumenta el efecto de recencia al conectar el mensaje con las emociones, por lo que el usuario lo recordará a largo plazo.

  5. Produce mayor motivación y curiosidad en el consumidor, lo que hace que este lo transmita y comparta con otros, viralizando nuestra historia.

  6. Promueve una implicación emocional que conduce a que los mensajes se interpreten más rápido y de manera más profunda.

En resumen, la clave es, una vez más, conocer a nuestros usuarios y adaptar nuestros contenidos y maneras de transmitirlos a ellos. La conexión emocional que fomentemos nos definirá como marca y repercutirá en nuestra interacción con el público. Y el storytelling es la mejor técnica para lograr hacerlo de manera fluida y eficaz.


#storytelling #marketing #mktcontenidos #mktemocional

57 vistas1 comentario
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Aviso Legal

Privacidad

Condiciones

© Copyright Sarai González 2020. Todos los derechos reservados. 

+34 669 26 75 59